Hola a tod@s...!!!

Bienvenidos/as a Viajando por el Mundo que intenta ser un punto de encuentro de todos aquellos viajeros que, de manera anónima, recorren el mundo. Viajeros que no van a la televisión o a la radio a contar sus peripecias, viajaros a los que no se les subvencionan los viajes; en definitiva, gente que dentro de sus posibilidades realiza viajes mucho más meritorios. Por ello, este blog se abre a la participación de cualquier persona que desee compartir sus experiencias. Podéis comentar los viajes de los viajeros o me podéis enviar los vuestros aquí. (Si a alguien no le funciona este enlace que deje un comentario ya que he borrado mi dirección por motivo del spam)


Saludos!

miércoles, 30 de mayo de 2007

REPUBLICA CHECA

PRAGA


Como una vez me dijo una amiga, parece que estas en un cuento de hadas cuando visitas esta ciudad. Es curioso ya que depende de la zona donde estés, puedes tener la sensación de estar en la Europa Barroca, en la Europa de la segunda guerra mundial, en la Europa Comunista... en definitiva es una ciudad que mezcla muchos estilos y te da muchas sensaciones. El centro es precioso, pero es una pena ya que la mayoría de los visitantes se quedan en esta zona sin acercarse un poco a los barrios de los alrededores. Si sales del centro, dejas la Praga monumental pero te encuentras con la Praga post comunista, con tabernas checas en las que todo cuesta mucho menos que en el centro. Tengo una amiga que vive en las afueras, en uno de los muchos grandes bloques de viviendas que hay en los barrios comunistas, donde el ambiente es completamente diferente a lo que te puedes encontrar en el centro. El centro de la ciudad esta compuesto por la ciudad pequeña o "Mala Strana" y la ciudad vieja al otro lado del río. La ciudad pequeña es un conjunto monumental barroco, que se sitúa a los pies de la montaña donde se encuentra el imponente castillo y la catedral. Este castillo no es el típico castillo con murallas y almenas como antiguamente fue, si no que actualmente es más un conjunto monumental en el que podemos encontrar la catedral, la calle del oro donde estaban antiguamente los alquimistas, el museo de Kafka o el palacio real donde vive el presidente del gobierno. Una de las veces que estuve en Praga y por motivos de trabajo tuvimos una recepción en el interior del palacio, todo bañado en pan de oro y con grandes lámparas de cristal. La ciudad pequeña esta unida con la ciudad vieja por el puente de Carlos (Kaluv most), el segundo más antiguo de toda la República Checa, de arquitectura gótica y con bellas esculturas barrocas. Justo al acabar el puente nos encontramos con una iglesia que perteneció a la orden militar de Malta. Si seguimos caminando llegaremos a la plaza de Starometske donde nos encontraremos a cientos de personas agolpadas mirando el reloj astronómico del S.XV. En esta bella plaza se encuentra la catedral de Tyn que con sus torres llenas de agujas parece haber sido sacada de un cuento de hadas, siendo para mí el edificio más característico y singular de Praga debido a su originalidad, imposible de encontrar en otro lugar del mundo.



Si seguimos caminando, como veis el centro es para hacerlo a pie, llegaremos al barrio judío donde aún se conservan bastantes sinagogas y el cementerio judío. Yo creo que este lugar es triste a la vez que curioso. Sorprende mucho ya que hay miles de lápidas en un espacio muy pequeño. Lo primero que pensamos es que podían haberlo agrandado pero el problema es que los cristianos no les vendieron más espacio para agrandarlo y los judíos tienen prohibido desenterrar los cadáveres, por lo tanto, lo que tuvieron que enterrar encima de los ya enterrados (como a capas), quedando en la superficie un desorden terrible de lápidas. En cuanto a las Sinagogas, esta la Sinagoga Vieja-nueva, que junto con la que hay en Cracovia es la más antigua de Europa, pero la que más me gusto fue la Sinagoga Española de estilo neo-mudéjar.



Otros lugares que me gustaron mucho fueron el edificio danzante, edificio modernista diseñado por Frank Gerhy y Vlado Milunic y la Plaza de Wenceslao, que ha visto de primera mano acontecimientos relevantes de la historia del país como la Primavera de Praga o la Revolución del Terciopelo. La ciudad es muy bonita pero hay que tener cuidado ya que van a intentar sacar dinero de lo que sea. Los peores son los taxistas que te timan, tu sabes que te timan y ellos saben que tu sabes que te timan... pero que vas a hacer, como no te entienden hacen lo que quieren. Por lo tanto, lo mejor es hacer boikot y no coger taxis o llamar al 11811 o algo así, que es la caompañía más fiable donde además se defienden en inglés. En cuanto a comer, en el centro te pueden cobrar lo que quieran pero si te sales una parada de metro del centro la diferencia de precio es abismal y la calidad mucho mejor. En Praga me gusta comer Steak Tartar (que no es lo más típico pero en algunos sitios lo ponen muy bueno) que es una masa de carne cruda con cebolla, yema de huevo y especias untada en pan con ajo. De todas maneras ponen muy bien el pato y las carnes. La cerveza que más beben es Pilsner Urgel y Staropramen, cervezas con más cuerpo de las que estamos acostumbrados por aquí. ¿Cuando ir? Pues si quieres buen tiempo ve en primavera o verano, pero prepárate para colas, gente, españoles, italianos, agobios... por ejemplo el puente de Carlos parece la calle dato el día anterior de reyes. Yo he estado en varias épocas del año y sin lugar a duda en la que más he disfrutado ha sido en invierno y nevando, por que yo era el único que paseaba por el puente de Carlos, teniendo para mi y solo para mi la maravillosa vista del castillo y la ciudad pequeña.

¿Dónde comer? En Praga hay un restauranter donde ponen comida local e internacional. La web es http://www.potrefenahusa.com/kontakt.htm y esta alado del hotel intercontinental. No es una taberna típica, simplemente es un bar restaurante donde van los checos a ver el deporte mientras comen. Me gusta mucho y para ser el centro es barato.

2 comentarios:

Musa Ambulante dijo...

Pues sí, seguro que me surgen miles de preguntas sobre Praga. Leeré tu artículo y cuando me ponga con la guía sobre la mesa y planifiquemos un poco la semana, ya te preguntaré.

Pero bueno, una por adelantado: ¿recomiendas cambiar la divisa aquí, o al llegar a Praga? No lo tenemos muy claro. Mi amiga (viajo con una amiga) es de la opinión de que vale más la pena ir cambiando poco a poco allí para no tener que quedarse con coronas checas que luego no pueda cambiar.

En fin, ya me dirá el experto ;)


Mua!

RA dijo...

Yo en Praga llevaba cierta cantidad de dinero cambiada de antemano. Luego allí si se me acababa sacaba directamente del cajero con mi tarjeta y punto, por que ya calculaba cuanto iba a necesitar.

Saludos
RA