Hola a tod@s...!!!

Bienvenidos/as a Viajando por el Mundo que intenta ser un punto de encuentro de todos aquellos viajeros que, de manera anónima, recorren el mundo. Viajeros que no van a la televisión o a la radio a contar sus peripecias, viajaros a los que no se les subvencionan los viajes; en definitiva, gente que dentro de sus posibilidades realiza viajes mucho más meritorios. Por ello, este blog se abre a la participación de cualquier persona que desee compartir sus experiencias. Podéis comentar los viajes de los viajeros o me podéis enviar los vuestros aquí. (Si a alguien no le funciona este enlace que deje un comentario ya que he borrado mi dirección por motivo del spam)


Saludos!

jueves, 8 de mayo de 2008

Brujas. Una ciudad de cuento

Relato de Brujas enviado por Bea.

He visitado Brujas un par de veces, en el año 2005 y en el año 2006, y siempre que voy descubro algo nuevo o me enamoro aún más de esta ciudad. Se la conoce como la Venecia del norte, por aquello de sus canales, y está situada muy cerquita del mar del norte, entre Gante y Oostende.

Mis dos visitas las realicé saliendo de Amberes en tren. El tren es uno de los mejores medios de transporte (si no es el mejor) para visitar Bélgica. Son muy cómodos y muy puntuales.

La estación de Brujas está situada en el sur de la ciudad, en la Stationplein (Plaza de la estación). Una vez fuera de la estación es preciso girar a la izquierda, y continuar caminando por un paseo hecho en la mitad de un parque. Nos encontraremos con una estatua ecuestre y si seguimos ese camino (Koning Albertlaan) llegaremos a una plaza donde está situada la oficina de información y turismo. A la salida de la oficina cogemos la calle Zuidzandstraat, y veremos una iglesia en medio de una plazoleta. La iglesia no es muy grande, pero recomiendo que la visitéis. A la salida de la iglesia, a la derecha, tenemos Steenstraat, una calle llena de boutiques. Esta calle, si seguimos recto por ella, nos lleva al Markt, la plaza central de Brujas.



La vista de la plaza desde esta calle es magnífica, y a medida que te vas acercando a ella crece la expectación por saber qué es lo que te vas a encontrar allí. En un segundo se pasa de la estrechez de esa calle a la amplitud del Markt. A la derecha tenemos la Iglesia de Nuestra señora con su campanario, el más alto de la ciudad y justo enfrente de nosotros veremos el edificio más famoso de toda la ciudad, el Palacio Provincial.



En el centro de la plaza veremos una escultura, La Atalaya, y si tenemos suerte de que hace buen tiempo es más que recomendable tomarse una cerveza belga en cualquiera de las terrazas que llenan la plaza.


También recomiendo subir al campanario para poder tener una vista impresionante de toda la ciudad. La subida al campanario tiene 366 escalones (creedme, yo los conté) y arriba del todo está la campana que suena cada 15 minutos. Cuando yo estaba arriba la campana sonó y os puedo asegurar que el ruido era ensordecedor. Aparte de ésto, como he dicho antes, las vistas de toda la ciudad son preciosas, y si el día está muy despejado, se puede vislumbrar incluso el Mar del Norte.



Bajamos del campanario y continuamos a la derecha del Markt, por Wollestraat, donde veremos muchas tiendecitas donde venden toda clase de bordados. Una de las cosas más típicas de esta ciudad son los diferentes bordados que se hacen, por lo que es un buen regalo si se quiere llevar algo de recuerdo a casa. Andamos un poquito más y nos topamos con el Burg, otra plaza con un edificio dorado con un arco en el medio. En esta plaza se encuentra la Basílica de la Santa Sangre, del Siglo XII, donde se dice se guarda una reliquia de la santa sangre de Jesucristo.


Pasamos por debajo de ese arco y llegamos a uno de los canales. En ese lugar podemos coger uno de los barcos que te hacen una visita turística de la ciudad a través de los canales. Resulta más que interesante montarse en uno de ellos. El precio no es muy alto, y la visita la hacen en varios idiomas. El paseo en el barquito es precioso, pero hay que tener cuidado de ir bien abrigado si es que hace frío porque sino se corre el peligro de coger un buen catarro. El barco no va muy deprisa, por lo que se pueden realizar unas fotos muy bonitas. Aquí tenéis algunas de mis fotos favoritas, sacadas en uno de esos paseos.

Volvemos a la plaza central, al Markt, y cogemos la calle Vlamingstraat, y al haber caminado unos 200 metros nos encontraremos en la Jan Van Eyck Plein. En esta plaza hay una escultura del famoso pintor, y unas vistas de los canales francamente bonitas.



Se puede dar paseos rodeado el canal y callejeando un poquito. Más al norte de esta plaza ya no hay nada de especial interés ya que las calles están un poco vacías. Lo mejor es volverse al Markt y de ahí coger Steinstraat para llegar a una plaza llamada Simon Stevinplein. En esa plaza hay una chocolatería muy frecuentada por los turistas, así que no es una mala idea hacer una paradita para comerse un trocito de chocolate belga. Desde esa plaza caminamos por Mariastraat, y estaremos en otra callecita estrecha (en realidad casi todas las calles de Brujas son muy estrechas), llena de tiendecitas muy típicas de allí. Podemos continuar paseando hacia el sur y entraremos en Catelijnstraat. Una vez estemos por allí, veremos un parque a la izquierda, y si continuamos al frente, en seguida llegaremos de nuevo a la estación central.

Como habéis visto, Brujas es una ciudad que se puede visitar en un día, ya que no es muy grande, y debe ser parada obligatoria para todos aquellos que decidáis pasar unos días en Bélgica.

15 comentarios:

RA dijo...

Tuve la suerte de conocer esta ciudad el año pasado y me encantó. Parece imposible que aún queden ciudades de este tipo, tan bien conservadas. Te da la sensación de estar paseandote en el mismo siglo XIV. Es una ciudad que se ve en un día y desde Bruselas hay muchos trenes que la conectan. Una excursión recomendada y casi obligatoria si se esta por la zona.

Gracias por el artículo Bea, que es muy bueno y detallado.

Saludos,
RA

*Bea!* dijo...

¡Gracias!
Me alegro mucho de que te haya gustado.
Un besazo

RA dijo...

Las fotos además son preciosas.

*Bea!* dijo...

Gracias Raúl!!! ¿Podrías ponerlas un poco más grandes porfa? Te lo agradecería un montón!!!
MUAK!!!

mar dijo...

Que bonito brujas, me encantaria visitarla..
Gracias por este paseo por la ciudad de brujas.
Un besito y una estrella.
Mar

Hernan Dario dijo...

Uyyy Brujas...me encantaría conocer esa hermosa ciudad y más ahora con tu gran profundización sobre los sitios turisiticos o valiosos de la ciudad.

Bélgica siempre es mi gran sueño para conocer.

Saludos


PD: En mi blog de Sueños de Fútbol he dejado un analisis muy bueno sobre los Octavos de Final de la Copa Santander Libertadores. Espero lo leas

dani dijo...

2 amigos me dijeron que es la ciudad que más les gustó de Bélgica. Además tiene que ser todo "super europeo" no?? calles muy limpias y gente super cívica. Muy bonito.

Milady dijo...

Pues muchas gracias a Bea por este genial relato de Brujas, que aunque aún no la he visitado, después de este aperitivo, tengo ganas de visitar. Besos.

Sandra S. dijo...

Me encantó Brujas....por lo que vi en las fotos es una ciudad increíble, muy bella, siempre me ha gustado las ciudades con castillos y ese tipo de arquitectura :)

Cariños...felicidades a Bea :)

*Bea!* dijo...

¡Gracias!:)

jucaralva dijo...

Desde luego con el relato de Brujas que nos ha regalado Bea no podemos pasar por alto una visita por esta ciudad.

Saludos

Patri dijo...

Precioso, todo divino y con unas ganas tremendas de ir corriendo a visitar la ciudad. ^_^

Besotessssssssssssss

*Bea!* dijo...

Cuando puedas pásate por mi blog ;).
MUAK Pequeño!!

espaciossecretos dijo...

Muy interesante el artículo de la ciudad, una de las que mas me gustan de Europa por su direnciación del resto.

Ayer estuve viendo la peli de Escondidos en Brujas y le hacen una buena propaganda , si no la habéis visto merece la pena echarlo un ojo solo por la ambientación de la ciudad.

Felicidades por el blog. Estaré atento.

Un saludo

Iñaki & Idoia dijo...

Pues sí que es maravillosa pero yo tuve la mala suerte de visitarla mientras llovia y hacía bastante frío y con esas condiciones ni el paraiso es tal. Gracias por las fotos. Ahora puedo ver porque decían que era tan preciosa.