Hola a tod@s...!!!

Bienvenidos/as a Viajando por el Mundo que intenta ser un punto de encuentro de todos aquellos viajeros que, de manera anónima, recorren el mundo. Viajeros que no van a la televisión o a la radio a contar sus peripecias, viajaros a los que no se les subvencionan los viajes; en definitiva, gente que dentro de sus posibilidades realiza viajes mucho más meritorios. Por ello, este blog se abre a la participación de cualquier persona que desee compartir sus experiencias. Podéis comentar los viajes de los viajeros o me podéis enviar los vuestros aquí. (Si a alguien no le funciona este enlace que deje un comentario ya que he borrado mi dirección por motivo del spam)


Saludos!

miércoles, 30 de mayo de 2007

POLONIA

Varsovia, ciudad que no se avergüenza de mirar hacia atrás

No había oído nada de Varsovia, no sabía lo que iba a encontrar, era la primera vez que me aventuraba tanto hacía el oriente de Europa… Lo más interesante de esta ciudad es la historia, todo lo que ha sufrido, todo lo que ha pasado, y lo más importante, de lo que no se avergüenzan. Todo esto queda plasmado en los parques, en los edificios, en la gente, en los museos… La ciudad es grande, para desplazarse de un sitio a otro es recomendable coger metro o tranvía, ya que el transporte público es barato. Antes de empezar con la ciudad hablaré brevemente de su historia, pieza clave para realizar una buena visita a Varsovia. El comienzo de la segunda guerra mundial comenzó con la entrada de las tropas alemanas en Polonia, rompiendo el pacto de no agresión que había entre Alemania y la Unión Soviética. Quedando toda Europa sorprendida con esta invasión, Francia y el Reino Unido declararon el 1 de Septiembre de 1939 la guerra a Alemania, la Segunda Guerra Mundial había empezado. Varsovia se preparó para recibir al ejercito Nazi, que rápidamente tomo todo el país y la capital. Fue entonces cuando empezó la represión contra la gran cantidad de Judios que vivían en Varsovia, hacinándolos en Ghettos. Dichos ghettos al fin y al cabo eran cárceles, ya que sus habitantes no podían salir de ellos, no recibían comida, en fin, las condiciones de vida era inhumanas. Poco a poco un movimiento de insurrección comenzó en la ciudad, Varsovia empezó a armarse, mujeres, hombres, niños, judios, una guerrilla urbana empezaba a nacer.
El 1 de agosto, estallo el llamado levantamiento de Varsovia, y acabó el 2 de octubre de 1944. En un primer momento, y después de años de ocupación nazi, Varsovía volvió a ser independiente. Fue entonces cuando pidieron ayuda a Rusia para mantener la insurrección y por lo tanto la independencia, pero esta ayuda nunca llego desde Rusia (excepto alimentos enviados por avión), entonces Hitler encolerizado por la derrota, entró en la ciudad con artillería pesada, derribando la ciudad literalmente casa por casa, sin dejar edificio en pie. Una vez reocupada y destrozada de nuevo por los nazis y aprovechando la debilidad del ejercito alemán, fue cuando Stalin aprovechó la situación y entro en el País derrotando a las tropas nazis, ocupándolo e instaurando un régimen comunista. Ya con el comunismo instaurado en un país de tradición católica, un movimiento democrático empezó a nacer, primero como sindicato, que años más tarde, según dicen, con la ayuda del Vaticano evolucionó a partido político (Solidaridad), y finalmente tras las elecciones, se alzo en el poder e instauro un régimen socialista democrático e independiente. Una vez dado un pequeño repaso a la historia, empecemos a visitar la ciudad.

Ciudad Vieja

Como anteriormente he mencionado fue derribada por Hitler casa por casa por lo que ha sido reconstruido, también, casa por casa, siendo actualmente declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Actualmente son unas calles estrechas que convergen en la plaza central con aire a las plazas de las grandes capitales centroeuropeas, con casas de colores donde encuentra la figura de la sirena de Varsovia. En este pintoresco lugar también hay un museo que explica un poco la historia de la ciudad.
Si salimos de la ciudad vieja y vamos un poco a la zona comercial encontramos los vestigios de la época comunista, como las grandes avenidas o un típico rascacielos comunista, actualmente recinto Ferial, Museo de la ciencia y centro de Congresos. Si nos alejamos hacía el museo del levantamiento de Varsovia (altamente recomendable para entender la historia de la ciudad) pasamos por grandes campas, donde ahora solo hay césped, pero donde antiguamente estuvo el famoso ghetto de Varsovia.
En cuanto a la comida, no dejéis de comer en uno de los pocos restaurantes que quedan de la época comunista subvencionados por el estado, conocidos como "Bar Mleczny"o "bar de leche", donde por 2 euros podéis salir a reventar. Andaos con ojo, la hoja con la comida sólo esta en Polaco, por lo que a menos que hableís polaco, la elección será una sorpresa. Este local en particular se llama "Pod Barbakanem" y se encuentra justo pasando la Barbakana.

Cracovia – La Praga Polaca

Si Varsovia me sorprendió por como ha quedado plasmada su historia en la ciudad, Cracovia me sorprendió por su monumentalidad, casco urbano y buen estado de conservación. Para llegar a Cracovia, cogimos un tren desde Varsovia, unas 3 horas, cómodo y directo. Una vez en el centro de la ciudad, el aire comunista no es tan palpable, es mucho más señorial, con palacios, iglesias, torres de la antigua muralla, y en lo alto de la montaña, imponente y vigilante, el Castillo de Cracovía, donde se dice que en una cueva vivía un dragón, símbolo de la ciudad. El epicentro del casco histórico (patrimonio de la humanidad por la UNESCO) es la plaza central, que recuerda a las plazas de Praga o Bruselas, con edificios de los siglos XV-XVI que han sido reconstruidos en los siglos XVIII-XIX. En la plaza, se encuentra la casa de los paños, que su interior alberga un gracioso mercado de artesanía local.
Un poco apartado del casco histórico (pero aún cerca como para ir a pie) en lo alto de una colina, se encuentra el imponente castillo de Cracovia, de origenes del siglo XI que aún se pueden apreciar en alguna ruinas, aunque castillo es mayormente renacentista, donde cabe destacar su patio en el exterior y la sala de las audiencias en el interior, donde se pueden ver en el techo las caras de campesinos, que fueron mandadas poner por el rey. En el castillo se encuentra la catedral de Wavel, de origen románico, pero que tiene muchos añadidos góticos, y en menor medida renacentistas y barrocos. Es esta catedral se encuentran enterradas varias personalidades polacas.
Aparte de todo esto, el centro esta lleno de restaurantes y de bares para disfrutar de la noche universitaria.

AUSWICH

Esta es una de las excursiones que se puede realizar desde Cracovia. Se puede ir en autobús de línea por cuenta propia, o en viaje organizado que se puede contratar en los hoteles o en agencias de viaje, a gusto de cada uno. Lo que esta claro, es que es recomendable coger una visita guiada para que te lo expliquen, ya que los/as guías son muy buenos y saben como hacerlo, cosa que no es fácil teniendo en cuenta lo que ha pasado. Hay mucha gente que no iría a ver esta campo de concentración-crematorio, en mi opinión, es una parte de la historia, una parte terrible de la historia que no se puede obviar, y yo creo que visitando este lugar, me dí cuenta del daño que se hizo y que hay cosas no deberían de ocurrir nunca jamás (ni deberían de haber ocurrido). Este campo de concentración será de los más grandes que hay en el mundo, pero esto es lo de menos, ya que Auswich es conocido por ser el lugar donde se quemaron a más de un millón de personas entre polacos, judios, gitanos y todo el que estuviese en contra del régimen o el régimen lo considerase contrario. Llegaban trenes desde lugares de toda Europa directamente hasta el mismo campo de concentración, según se bajaban los prisioneros se realizaba una selección: los que valían para trabajar eran enviados a barracones, los que no, (en su mayoría mujeres y niños) eran mentidos. Les decían que les iban a lavar y llevar a un lugar mejor, pero no era así, se les cortaba el pelo para hacer alfombras, y se les metía en unas salas donde engañados, en vez de agua para limpiarles salía gas que les mataba. Luego se les quemaba para no dejar rastro y con las cenizas se hacían jabones, distribuidos por toda Europa. Impresionan las salas llenas de pelo, maletas, artículos personales…




Como veis, se muestra todo como fue.

2 comentarios:

Los viajes de Gawi dijo...

Buen relato Raúl, muy útil. Seguimos viajando ¿no?, yo estuve todo el verano haciendo "un viaje interior"; interesante y divertido.

Y ya he corregido el link para que veas a la "lamentable" en acción.

Sigo leyéndote.

Besos

Lorgia Cecilia Quintero dijo...

Hemos estado estudiando un viaje a Europa del este, la elección no está fácil pero tu relato me ha entusiasmado... Me da la impresión de un país donde se respira la historia contemporánea... Gracias por regalarnos tu impresión, me debes unas foticos de este relato...

Seguimos visitandonos :-)