Hola a tod@s...!!!

Bienvenidos/as a Viajando por el Mundo que intenta ser un punto de encuentro de todos aquellos viajeros que, de manera anónima, recorren el mundo. Viajeros que no van a la televisión o a la radio a contar sus peripecias, viajaros a los que no se les subvencionan los viajes; en definitiva, gente que dentro de sus posibilidades realiza viajes mucho más meritorios. Por ello, este blog se abre a la participación de cualquier persona que desee compartir sus experiencias. Podéis comentar los viajes de los viajeros o me podéis enviar los vuestros aquí. (Si a alguien no le funciona este enlace que deje un comentario ya que he borrado mi dirección por motivo del spam)


Saludos!

lunes, 6 de abril de 2009

LAS EXPECTATIVAS DEL VIAJE

Cuando viajamos todos tenemos unas expectativas en torno al destino que vamos a visitar. Expectativas creadas, por un lado, por las campañas de marketing, sobre todo de publicidad, de los propios destinos turísticos y, por otro lado, por una serie de factores internos y externos de los turistas tales como la situación personal de los mismos, la motivaciones que les lleva a viajar, actitudes hacia el destino y conocimiento del mismo, percepción de las campañas de publicidad, situación económica, entorno social, etc, etc.



Todo ello influirá en el comportamiento de compra del turista y generará unas expectativas en torno al viaje y al propio destino. La satisfacción de estas expectativas será la pieza clave del éxito, tanto para el turista como para el destino. Si las expectativas se ven satisfechas, el turista turista posiblemente repita o, el menos, transimirá su satisfactoria experiencia a su entorno cercano, ejerciendo una influencia sobre estos.

3 comentarios:

*Bea!* dijo...

Yo creo que crearse este tipo de expectativas antes de un viaje es totalmente inevitable. Al menos en mi caso, cada vez que voy a viajar me informo de un montón de cosas, intento contactar con gente que ha viajado recientemente a ese lugar y digamos que dejo volar mi imaginación.

Generalmente, y esto depende en gran medida de mi propio carácter, siempre me genero unas expectativas demasiado altas, que no siempre se ven satisfechas.

Por tanto, creo que esas expectativas que nos generamos en todos y cada uno de nuestros viajes deben ser, ante todo, reales y no debemos dejarnos llevar por la euforia para a la vuelta, no venir insatisfechos. Sobre todo, por lo que dices tú, que si volvemos contentos esa alegría y satisfacción se la transmitiremos a las personas de nuestro entorno, mientras que si no volvemos contentos, esa pena de una u otra manera, también será transmitida.

Espero unos cuantos posts a tu vuelta ;)

Un beso gordoooooooo!!

Maria Cristina dijo...

es muy cierto lo que dices, gracias Dios mis espectativas cuando viajo no son muy grandes porque asi me sorprendo mas con cada paisaje y su gente, espero que tengas unas magicas pascuas y te dejo un regalito en casa :)

*Bea!* dijo...

Por cierto, ¿se han visto satisfechas tus expectativas con tu último viaje?

¡¡Que aquí siempre hablamos los demás pero tú no dices ná!!

Un beso y a ver si sacas un huequillo para que nos hables de tus aventurillas.

Muakkkkkkk!!