Hola a tod@s...!!!

Bienvenidos/as a Viajando por el Mundo que intenta ser un punto de encuentro de todos aquellos viajeros que, de manera anónima, recorren el mundo. Viajeros que no van a la televisión o a la radio a contar sus peripecias, viajaros a los que no se les subvencionan los viajes; en definitiva, gente que dentro de sus posibilidades realiza viajes mucho más meritorios. Por ello, este blog se abre a la participación de cualquier persona que desee compartir sus experiencias. Podéis comentar los viajes de los viajeros o me podéis enviar los vuestros aquí. (Si a alguien no le funciona este enlace que deje un comentario ya que he borrado mi dirección por motivo del spam)


Saludos!

miércoles, 9 de diciembre de 2009

ALBERGUE EN EL CASCO ANTIGUO DE VITORIA

El otro día leí en el periódico que se tiene previsto, desde el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, llevar a cabo siete proyectos en la zona medieval de la ciudad, un área que aspira a ser uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, ya que el casco antiguo de Vitoria-Gasteiz tiene zonas bastante deprimidas y desangeladas que a pesar de los esfuerzos que realiza la corporación municipal, no se consigue generár un tráfico continuo de personas y turistas que la revitalice. Aún y todo, la singularidad, la oferta gastronómica (excesivamente concentrada en dos calles), los museos y los edificios medievales que se han preservado hasta nuestros días atraen a muchos visitantes de una manera casi automática.

Por ello, me parece una gran noticia (esperemos que se cumpla) el destinar nueve millones de euros en acometer siete proyectos en la almendra medieval que, tanto de manera directa como indirecta, incidirán positivamente en el turismo alavés y, cómo no, en la calidad de vida de todos los vitorianos y más especialmente en los que habitan este barrio.

En primer lugar, se va a adquirir el palacio Escoriaza Esquível. Ya era hora, ya era hora de que uno de los pocos edificios renacentistas platerescos de Euskadi tenga algún uso y no se encuentre cerrado a cal y canto. Por ahí he leído que existe un cierto interés de Paradores por este edificio. Sin lugar a dudas, un establecimiento de esta cadena hotelera supone un revulsivo turístico ya que, por un lado, atrae a un perfil de turista de un poder adquisitivo alto y, por otro lado, ha generado un turismo de paradores que cuenta con muchos adeptos cuya motivación es alojarse y disfrutar de la mayor cantidad posible de paradores.

En segundo y tercer lugar, se van a reformar varias calles y también se iluminarán. A priori, esta acción no tiene una incidencia turística tangible; no obstante, colateralmente, un entorno agradable y atractivo aporta valor añadido a la experiencia del turista, a la imagen que se conforma del destino y a la experiencia turística en sí.

Finalmente, me gustaría destacar el proyecto de albergue que se preve ubicar en la calle Cuchillería. Parece que aún no somos conscientes del creciente uso de esta fórmula de alojamiento entre los jóvenes y no tan jóvenes a la hora de viajar; de hecho, el EUSTAT (Instituto Vasco de Estadísticas) no computaba a aquellas personas que se alojaban en albergues como turistas o visitantes de Euskadi. Existen muchas ciudades europeas, desde Londres y París hasta Ljubljana y Cracovia, con una elevada concentración de este tipo de alojamiento utilizado por una gran cantidad de turistas jóvenes y no tan jóvenes. Y eso si no hacemos mención a Australia o Nueva Zelanda; países que han desarrollado un tipo de turismo cuya columna vertebral reside en los albergues o "backpackers". En las antípodas no tienen ningún problema en "plantar" un albergue en la plaza principal del pueblo o de la ciudad.

Y es que los turistas que se alojan en los albergues, en muchos casos, prefieren reducir su presupuesto de viaje en el alojamiento, e incrementarlo en la visita a monumentos o en el disfrute de la gastronomía u otras actividades. Obviamente, los turistas que prefieren los hoteles seguirán alojándose en hoteles (que no pongan el grito en el cielo los hoteleros); no obstante, Vitoria-Gasteiz podrá acceder a un nuevo tipo de turista que, quizás, hasta ahora no habría podido captar (para mí el albergue Carlos Abaitua, casi en las afueras de la ciudad no es atractivo en este sentido).

1 comentario:

María Cristina dijo...

Hola, pasando a visitarte y decirte que te dejo un regalito en mi blog, saludos :)