Hola a tod@s...!!!

Bienvenidos/as a Viajando por el Mundo que intenta ser un punto de encuentro de todos aquellos viajeros que, de manera anónima, recorren el mundo. Viajeros que no van a la televisión o a la radio a contar sus peripecias, viajaros a los que no se les subvencionan los viajes; en definitiva, gente que dentro de sus posibilidades realiza viajes mucho más meritorios. Por ello, este blog se abre a la participación de cualquier persona que desee compartir sus experiencias. Podéis comentar los viajes de los viajeros o me podéis enviar los vuestros aquí. (Si a alguien no le funciona este enlace que deje un comentario ya que he borrado mi dirección por motivo del spam)


Saludos!

martes, 5 de mayo de 2009

EL LAGO DE BLED, LA JOYA DE LOS ALPES

Cuando viajamos nos creamos expectativas en torno al destino que vamos a visitar y dependiendo del grado de satisfacción de las mismas, el viaje resultará una experiencia positiva o no.

En la etapa de preparación del viaje nos informamos sobre el destino que vamos a visitar, buscamos información en guías, vemos fotos, tomamos referencias de gente que ha estado... lo que nos crea una imagen previa del lugar al que nos dirigimos. A todos nos ha pasado, en alguna ocasión, que la realidad es bien diferente a lo que nos esperábamos y, por lo tanto, las expectativas no se hayancumplido. Puede ser que la ilusión y toda la información que hemos recopilado contribuye a magnificar aquello que nos disponemos a visitar.


Sobre el lago de Bled había leído y escuchado maravillas, había visto decenas de fotos sobre este precioso enclave natural. Cuando salía de Ljubljana dirección el lago tenía miedo de haber creado unas expectativas que no fuesen a ser cubiertas y por lo tanto, acabase decepcionado con el lago. Según íbamos entrando en el pueblo de Bled se veían de fondo los alpes eslovenos o julianos, y poco a poco, según descendíamos aparecía en el horizonte el castillo en lo más alto de un peñasco imposible vigilante sobre el lago. Un OOOOoooooooohhhhhh se nos escapó a todos al ver el lago en su integridad, en su belleza, con el increible entorno natural que lo rodea y con un rasgo característico que lo hace un enclave especial.


En la mitad del lago hay una isla, no obstante la peculiaridad reside en la iglesia - monasterio que hay en ella, la cual mantiene un estilo de construcción centroeuropeo que le da un toque, si cabe, más onírico a este maravillo lugar. Comenzaba la introducción hablando de las expectativas que nos creamos cuando viajamos y, en este caso, a pesar de mis temores, el Lago de Bled y su entorno supero con creces la imagen que me había creado.

Según bajamos dirección al lago, justo a la derecha hay un parking privado. No obstante, si continuamos bordeando el lago por la izquierda encontraremos, justo frente al alquiler de barcas, varios lugares para aparcar gratuitos. En el lago, como no, hay que visitar la isla y su iglesia que, quizás, no se la iglesia más bonita del mundo pero en ese momento, ante tal magnitud de paisajes, contrastes y tranquilidad, para mi si que lo fué. Hay dos formas de llegar, bien alquilas una barca y vas remando o bien te llevan en una barca más grande. Obviamente, prefiero remar yo y dar un toque "divertido" al viaje. Si eramos siete amigos, alquilamos dos barcas y poco a poco, con buena letra y un poco de cerveza eslovena, realizamos este agradable paseo que, sin lugar a duda, lo recordamos como un de los momentos más inolvidables del viaje. Además, el alquiler de la barca entera por una hora sale a 14 €, lo mismo que cuesta que te lleven por persona en las barcas más grandes.


Ya decía antes que este lago se encuentra vigilado por un castillo que se encuentra en lo más alto de un peñasco al borde del rio. Merece la pena subir solamente por las vistas, en cambio, para lo que hay es bastante caro. No recuerdo cuanto era por persona, pero unos 10€ más o menos. Hay un restaurante y un museo de la zona, que te explica quienes fueron los habitantes del lugar y se exhiben varios objetos, de diferentes edades, que se encontraron en el lago.

En definitiva, a todos los que se encuentren por esta zona, yo creo que no deberían perderse este lago, uno de los lagos más bonitos, mágicos y peculiares de Europa y del Mundo, y lo dice servidor, que ha visitado unos cuantos en varios continentes diferentes. Además esta zona ofrece actividades y lugares para ver de tal manera que se puede completar una jornada completa de turismo por Bled y alrededores.


3 comentarios:

*Bea!* dijo...

Por fin nos cuentas algo de Eslovenia, biennnnnn!!! Como me gustan las fotos y como me gusta el color del lago. Qué suerte que tuvisteis con el día, vaya sol más radiante ;).

Un beso!

margarita dijo...

Soy una viejecita mexicana planeando su último viaje largo antes de que el cuerpo diga "no más", quisiera saber si voy a las Cataratas Mosi oa Tunya, si necesito saber nadar para llegar a la orilla de la caída de agua, porque siento que vale muchísimo la pena regalar a mis hijos y nietitos una foto mía ahí? Besitos!

RA dijo...

Hola Margarita,

Pues lamento mucho no poder ayudarte pero no conozco las cataratas Victoria.

Un saludo,