Hola a tod@s...!!!

Bienvenidos/as a Viajando por el Mundo que intenta ser un punto de encuentro de todos aquellos viajeros que, de manera anónima, recorren el mundo. Viajeros que no van a la televisión o a la radio a contar sus peripecias, viajaros a los que no se les subvencionan los viajes; en definitiva, gente que dentro de sus posibilidades realiza viajes mucho más meritorios. Por ello, este blog se abre a la participación de cualquier persona que desee compartir sus experiencias. Podéis comentar los viajes de los viajeros o me podéis enviar los vuestros aquí. (Si a alguien no le funciona este enlace que deje un comentario ya que he borrado mi dirección por motivo del spam)


Saludos!

martes, 8 de septiembre de 2009

LIUBLIANA, LA JOYA DE LOS ALPES



Liubliana, o en esloveno Ljubljana, es una de esas ciudades que no destacan y que, además, se encuentra fuera de los grandes circuitos turísticos. Sin embargo, Liubliana es el tipo de ciudad auténtica, especial, que una vez la has visitado no te arrepientes de haber tomado esa decisión y que merece un espacio en Viajando por el Mundo.

Haciendo frontera con Italia, Hungría y Austria por el norte, y Croacia por el Sur, esta situación privilegiada hace del país un enclave estratégico con un sinfín de visitas y excursiones para realizar por los alrededores: 150 Km. Zagreb, 250 Km. a Venecia, 80 Km. a Bled y Vintgar Gorge, etc., aunque de momento nos centraremos en su capital, Liubliana.


A pesar de haber formado parte de la antigua Yugoslavia, cuando visitas Liubliana tienes la sensación, tanto por la arquitectura como por los rasgos de sus habitantes, de encontrarte en alguna ciudad de Centroeuropa. De hecho, esta ciudad también es conocida como la "pequeña Praga", ya que ambas ciudades presentan ciertas similitudes como, por ejemplo, un castillo sobre una montaña que vigila la ciudad, un tipo de arquitectura barroca, el río, los puentes... lo que pasa que, en el caso de la capital eslovena, con mucha menos gente y sin tantas ansias de sacarte hasta el último euro que lleves.



Ya que hemos mencionado el castillo, comenzaré diciendo que es un bonito lugar para disfrutar de las vistas de la ciudad, ya que como fortaleza y museo, pues deja bastante que desear. Al castillo se puede acceder bien a pie, bien mediante un moderno funicular que se toma cerca de la plaza del mercado, junto al puente de los dragones, uno de los más populares de la ciudad. Los dragones son el símbolo de la Liubliana, y cuenta la leyenda que cuando alguna mujer virgen lo cruza, estas criaturas comienzan a batir sus alas (las monjas no se atreven a cruzarlo). Imagino que, entonces, las monjas preferirán utilizar el popular puente triple que construyó Joze Plecnik, que conecta la ciudad más "moderna" con el casco antiguo cruzando el río Liublanica.


El caso antiguo es muy bonito, con muchas iglesias barrocas como, por ejemplo, la catedral de San Nicolás o la iglesia de la Anunciación, calles empedradas y casas que han conversado la esencia de la ciudad antigua. Todo ello acompañado de una multitud de restaurantes, comercios y bares de comida local que hacen muy agradable pasear por esta zona. De vuelta al puente triple de Plecnik cruzando, en este caso, a la ciudad más "moderna" nos encontramos con la plaza Preseren, donde se encuentra una estatua de este poeta esloveno que es un importante símbolo de identidad nacional eslovena.


Me refiero a esta zona de la ciudad como "moderna" aunque no creo que sea el término más adecuado, ya que es posible encontrar un rico patrimonio, de estilo barroco, legado del imperio Austrohúngaro (lo cual no es exactamente moderno pero a efectos de este artículo servirá para diferenciar las dos zonas de la ciudad). En este sentido, alejándonos un poco del casco antiguo (Liubliana es una ciudad con menos de 300.000 y todas sus distancias se pueden realizar a pie) merece la pena visitar los aledaños de la calle Presernova Cesta, una bonita parte de la ciudad con palacios y bellos edificios barrocos que nos trasladarán a otra ciudad totalmente diferente a la que hemos visitado. Y es que gran parte de la riqueza de Liubliana reside en las influencias que aún se preservan de otras épocas de la ciudad, como cuando formaba parte de la antigua Yugoslavia.


Yo, personalmente, me encuentro bastante interesado en las reminiscencias, en forma de patrimonio arquitectónico, de los regimenes comunistas. En este sentido, Liubliana cuenta con algunos interesantes edificios que, desde mi punto de vista, se pueden atribuir a este tipo de "arte". No muy lejos de Presernova Cesta, la calle Subiceva Cesta alberga el parlamento de Eslovenia, de tipo rectangular con una impresionante portada decorada con esculturas; y, justo en frente, una plaza con algunas estatuas con motivos bélicos y un par de modernos edificios, modestos rascacielos, que chocan un poco con el tipo de edificaciones de la ciudad. De retorno al centro histórico aún tenemos que cruzar por la avenida Slovenska Cesta, la parte más comercial de la ciudad, donde se encuentra otro de los edificios más carismáticos de Liubliana, de marcados trazos comunistas: el Neboticnik o el rascacielos.


Todo este recorrido que acabamos de realizar a través de estas palabras también se puede hacer en bicicleta, ya que existen diversos puntos en la ciudad donde se alquilan por un precio más que razonable (ni dos euros la hora). No obstante, la visita no acaba aquí ya que hay más cosas por hacer. Otro de los aspectos que me llamó la atención fue la gran cantidad de edificios modernistas y de Arte Decó que existen en la ciudad. A escasos metros de la plaza Preseren, en la calle Miklosiceva Cesta se encuentra un bello edificio modernista que a mi, personalmente, me llamo mucho la atención. Si continuamos esta calle llegaremos a una plaza que cruza con la calle Tavcarjeva Ulica donde también hay más edificios, en este caso, de estilo Art Decó.


Si hace buen tiempo, después de pasear por la ciudad, es muy recomendable tomar algo en alguno de los múltiples bares que se encuentran a las orillas del río Liublianica. Restaurantes, bares de cocktails, cervecerías y un largo etcétera de lugares donde poder disfrutar de la cerveza local "Lasko Pivo", una de las más ricas que he tenido la oportunidad de beber. Choca con el estereotipo que tenemos de las ciudad europeas ver tanto ambiente en las terrazas de los bares incluso por la noche.

Para finalizar, en cuanto al alojamiento, nosotros utilizamos el Zeppelin Hostel (www.zeppelinhostel.com) en la calle Slovenska Cesta 47 que, además, lo lleva un chico catalán. Es un lugar muy limpio, muy bien de precio, con habitaciones compartidas donde hay buen ambiente. El desayuno está incluido y hay algunos ordenadores con conexión a Internet. Esta en pleno centro, en una zona muy concurrida y segura, por lo que es muy recomendable para aquellos que os guste viajar de hostal. También hay que mencionar el hostal Celica, una antigua prisión que ha sido convertida en albergue bastante popular y en atractivo turístico.

Link para información de Bled.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno el articulo sobre Liubliana, la verdad es que no se te ha escapado nada. Gran cuidad y pais con muchisima diversidad. Totalmente de acuerdo cuando citas el ambiente que hay en los diferentes bares, restaurantes y terrazas de la ciudad. Pero bueno, que te voy a contar a ti.........(Mendo)

RA dijo...

Que buen rato en la terraza del río eh... vaya río... y esos mojitos y "sex on the beach"

Milady dijo...

Como siempre este blog no se puede leer si no se tienen vacaciones, porque entran ganas de viajar a todos los destinos. Muy bueno el post Ra, la verdad es que así da gusto. ¿Es mi impresión o se está poniendo de moda viajar a Liubliana? en cualquier caso espero que no se estropee en encanto con el turismo. Un besazo enorme.

RA dijo...

Hola Milady,

Tanto como de moda pues no sé decirte. Para mí, esto es una opinión personal, un destino de moda es Dubrovnik; no obstante, si que creo que está creciendo la popularidad de Liubliana. De todas maneras, no tiene pinta que vaya a masificarse porque, por ahora, no tiene infraestructura para ello.

Un saludo

*Bea!* dijo...

¿!Quién os iba a decir a vosotros que Lubina os iba a gustar tanto?!

La verdad que Europa entera es preciosa, pero quizás esas ciudades aún sin explotar guardan un especial encanto, ¿no crees?

La verdad que no conozco esa zona, ni siquiera he estado en algún lugar cercano pero por lo que cuentas y por las fotos es una zona preciosa.

A ver si algún día nos hacemos una escapadita y me enseñas esos sitios tan bonitos que conoces ;).

Un besito!!

mike dijo...

Muy buenas los articulos sobre Eslovenia.Te felicito!
Mihael

mike dijo...

Muy buenos los articuloos sobre Eslovenia.Te felicito!
Mihael

RA dijo...

Hola Mike, muchas gracias. Me alegra que alguien de Eslovenia los haya leído!!!!

Saludos,